miércoles, 5 de diciembre de 2012

Mundanza


Cambiamos de persona
sin mudar de cuerpo
como el papel que conoce el fuego
sin haber leído su literatura.

Caminamos las despedidas
bajo un cristal de cemento
haciendo tonalidades las horas.

Practicamos la alquimia de la papiroflexia
dejando nuestra piel trazada
con pliegues de otras personas.

Sustituimos los bocetos por el tiempo,
los proyectos por las horas
y el humor por las sonrisas.

No hay duda de que en alguno de estos cambios
nos dejaremos la vida.


Gracias por leer este poema. Si quieres saber algo más acerca de mis libros, haz clic aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario